¡A hacer ejercicios en tenis!

Cuántas veces lo habré leido y escuchado: que si estaciona el carro lejos para que camines más y que si sube las escaleras en vez de utilizar el elevador. Ay por favor, con el calor y la humedad de esta isla... y en tacos y/o ropa de trabajo... ¡me asfixio! Y ni hablar del dolor en los pies... La verdad es que hace falta movernos más, pero no podemos mezclar dinga con mandinga... Uno que hace el mayor esfuerzo por verse bien: maquillarse, peinarse, escoger la ropa y treparse en los tacos más altos, ¿para luego ponerse a sudar y llegar destruida? ¡Me rehuso, yo hago ejercicios en tenis! Ejercitarnos, vernos y sentirnos bien son parte, entre otras cosas, del conjunto que logra el bienestar físico. ¿Y qué es el bienestar? Es un balance entre muchos apectos para mejorar la calidad de vida, por lo tanto es algo subjetivo que varía de persona en persona. Algunos de estos aspectos son: el social, el económico, el profesional, el espiritual y el físico. ¿Y por qué encaminarnos hacia el bienestar físico? Para disminuir las probabilidades de enfermedades como diabetes, hipertensión, arterosclerosis, osteoporosis, insuficiencia cardíaca, etc. ¿Y cómo se logra el bienestar físico? Con un cambio radical de estilo de vida, de lo que no es saludable a lo que es saludable:
Un cambio de estilo de vida no ocurre de la noche a la mañana, pero si se lo proponen, poco a poco y paso a paso lograrán el bienestar físico, pero ojo, no en tacos... en tenis!